infoMicros

Blog de Informática y Tecnología

El Robo del Canon (I): La entidad de gestión de Luis Cobos (AIE) desvió dinero del canon a inversiones en bolsa e inmobiliarias.

Posted by Javier Álvarez en Sábado, 31 mayo 2008

Si de por sí muchos pensamos que el canon es un robo en todo regla debido que los argumentos por el que se cobra son absurdos y se caen por su propio peso, tal y como explicaba en otro artículo en este mismo blog; se cobra por lo que pierden por la copia privada cuando por esta copia no se pierde un duro y además no se puede hacer copia privada porque la mayoría del material viene protegido con anti-copia; y por esto las entidades de gestión de los derechos de autor que gestionan este canon son unos auténticos ladrones en toda regla amparados por la ley.

Pués los que pensábamos así no andábamos muy desencaminados ya que la entidad de Artistas Intérpretes y Ejecutantes (AIE), presidida por Luis Cobos, no sólo ha destinado más de 40 millones de euros procedentes de la recaudación de derechos de autor, incluyendo el canon digital, a fondos de inversión en Bolsa, sino que en 1.998, el Ministerio de Cultura abrió una investigación contra esta entidad a instancias de una denuncia de Víctor Manuel por desviar más de 7 millones de euros a una sociedad paralela, presidida por el mismo Luis Cobos y dedicada a actividades inmobiliarias.

Y con todo esto compró tres sedes para la AIE mediante el dinero de la recaudación de derechos de autor que no repartió entre los artistas inscritos en su entidad.

Además hay que tener en cuenta que estas entidades manejan cantidades muy superiores a los 120 millones de euros al año recaudados por el canon y la recaudación de estos derechos de autor.

En concreto, tal y como avanzó Libertad Digital, tales asociaciones privadas, “sin ánimo de lucro”, según la ley, gestionaron casi 2.000 millones de euros entre 2002 y 2006. Sin embargo, no todo el dinero que se recauda termina en el bolsillo de los artistas, en tanto titulares de derechos de autor. Cerca del 25 por ciento del dinero que gestionan (unos 528,5 millones de euros en la pasada legislatura), acaban en los balances de tales asociaciones. 
 
Pero, ¿qué se hace con ese dinero? La asociación de Artistas Intérpretes y Ejecutantes (AIE), presidida por Luis Cobos, disponía en 2004 de 41,5 millones de euros en “inversiones financieras temporales”, tales como deuda pública y fondos de inversión. Un dinero, cuya rentabilidad, tal y como reconoció la propia entidad, compensa, en parte, los gastos de dicha organización.

Pero no sólo parte de los ingresos que genera la reproducción y copia de obras artísticas o audiovisuales se destina a productos financieros. En parte, también se invierte en actividades inmobiliarias. Así, ya en 1.996, AIE desvió más de 7 millones de euros a una sociedad paralela denominada Artiser S.A.

Artiser figura en el Registro Mercantil como una empresa dedicada al “asesoramiento y gestión en asuntos referentes a inversiones, mobiliarias e inmobiliarias”, así como a la realización de proyectos que tengan como finalidad la “formación profesional de artistas y su promoción”. El propio Luis Cobos constaba como presidente y consejero de la citada sociedad.

El Ministerio de Cultura, dirigido entonces por Esperanza Aguirre, abrió entonces una investigación sobre los fondos de AIE y Artiser, en base a una denuncia presentada por el cantante Víctor Manuel, junto a “otros”.

El resultado de la investigación, al que ha tenido acceso Libertad Digital, señala que AIE no procedió en 1996 “al reparto de los derechos correspondientes a la comunicación pública, copia privada (canon), alquiler, reproducción y multimedia” pertenecientes a los titulares de las obras de propiedad intelectual. De hecho, ese dinero fue destinado a la “adquisición de sedes de AIE en Barcelona, Madrid y Sevilla. El Ministerio calificó entonces tal actuación como “contrario no sólo a lo establecido” en sus estatutos vigentes sino “también” a lo dispuesto en distintos artículos de la Ley de Propiedad Intelectual (LPI), según el texto.

Incumplió la ley y sus estatutos

Además, Cultura concluye que “la actividad y el objeto social de la Sociedad Anónima Artiser, cuyo accionista único es AIE, es mucho más amplio que lo que permite” la LPI para las empresas “integradas por una entidad de gestión de derechos de propiedad intelectual”.

Por ello, el Ministerio ordenó entonces que AIE repartiera a sus correspondientes titulares el montante de los derechos que correspondían a 1996, así como modificar el objeto social de Artiser, con el objetivo de que se dedicara a las actividades o servicios de carácter asistencial y de formación y promoción que establecía entonces la LPI.

De hecho, el texto advierte de que el Ministerio podría llegar, incluso, a revocar la autorización administrativa de la que gozan las entidades de gestión para recaudar los ingresos que generan las obras de los artistas. Sin embargo, la jurisdicción estableció por entonces que son las Comunidades Autónomas las administraciones competentes para auditar y controlar la actividad de tales entidades.

Precisamente, en 1996, Artiser registró una ampliación de capital sustancial, al pasar de 60.000 euros a más de 7,2 millones. Una cuantía que, en 1997 y 1998, figuraba bajo el epígrafe de “inversiones financieras temporales”. Además, durante ambos años, dicha sociedad destinó 671.000 y 714.000 euros (casi el 10 por ciento del capital), respectivamente, a gastos derivados de “sueldos, salarios, y asimilados”, según consta en sus cuentas.

La AIE.

A 31 de diciembre de 2004, AIE disponía de 41,5 millones de euros (casi 7.000 millones de las antiguas pesetas) en “inversiones financieras temporales”. En concreto, a cierre de 2004 contaba con 16,8 millones en deuda pública y depósitos, 24,5 en fondos de inversión, y otros 64.300 euros en “intereses a cobrar no vencidos”, tal y como publicó Libertad Digital el pasado 26 de marzo.Una cantidad muy similar al dinero recaudado por AIE de ciudadanos y empresas pero que, sin embargo, consta en sus cuentas como “pendientes de reparto” o “pendientes de pago” a los artistas, intérpretes o ejecutantes, cuyos derechos de autor han prescrito o están pendientes de prescripción por distintos motivos, como la imposibilidad de identificar a los titulares de las obras o la inexistencia de reclamación de cobro.

En una nota enviada a un diario, el director general de AIE, José Luis Sevillano, reconoce que dicha diferencia entre el dinero recaudado y repartido se mantiene “lógicamente invertido (en fondos de in versión, deuda pública…)”, ya que los rendimientos que genera son “ingresos que sirven para compensar parte de los gastos de administración de la Entidad”. Pese a ello, señala que “el dinero recaudado pertenece a los artistas”, no a AIE.

La entidad de gestión de derechos de autor que preside Luis Cobos reconoce la existencia de un desfase medio próximo al 25 por ciento entre el dinero recaudado y el repartido (aunque tal volumen varía en función de cada asociación). Unas entidades que, según la propia ley, son “sin ánimo de lucro”.

Sin embargo, explica que “necesariamente” ha de producirse dicho desfase dado que hay que detraer, “obviamente”, una parte de esos ingresos para atender los gastos de administración y funcionamiento de las propias entidades. Además, otra parte del citado desajuste se destina a “obra social”, según establece la propia Ley.

Ante esto, tan sólo comentar que dicho desajuste entre recaudación y reparto se mantiene en el tiempo, año tras año, tal y como ha demostrado LD. Un dinero que, en definitiva, pasa a estar gestionado por las propias entidades.

En cuanto a que parte de ese dinero se destina a “obra social”, los estatutos de AIE correspondientes a 2003 crean una figura específica para este fin. Así, esta entidad cuenta con un Fondo Asistencial y Cultural para promover actividades de obra social. En 2004, dicho fondo apenas contaba con 2,5 millones de euros, frente a los 41,5 millones invertidos en fondos y deuda pública.

¿Transparencia económica?

De este modo, la mayor parte del dinero gestionado directamente por AIE, e invertido en bolsa, procede de la “recaudación pendiente de reparto y de pago” entre los titulares de los derechos de autor. En este sentido, la ley no establece un plazo de prescripción concreto para que los autores puedan reclamar a las entidades el cobro de sus derechos de propiedad intelectual. Sin embargo, tanto AIE como otras entidades, fijan el plazo de prescripción previsto en el Código Civil (15 años), u otros, como referencia temporal para atender o no tales reclamaciones, en caso de que éstas se produzcan.

En el primer punto de la nota, AIE asegura que los datos publicados por LD no proceden de sus “cuentas internas”, ya que están depositadas en un registro público. Sin embargo, tales cifras corresponden al balance de la propia entidad. Es decir, resulta evidente que son datos referidos a las cuentas propias o internas del grupo, independientemente del lugar en el que estén depositadas.

Sevillano también se queja del calificativo de “opacidad económica”, incluido en el artículo de LD. Dicho término hacía referencia a las entidades de gestión en general y no a AIE, en particular. Dicha opacidad se justifica por el hecho de que las entidades de gestión “no tienen obligación legal de depositar sus cuentas en el registro mercantil”, tal y como reconoce AIE. Además, las comunidades autónomas no ejercen su potestad para poder auditar públicamente a estas asociaciones, pese a tener reconocido tal derecho desde hace años.

Opinión

Ahora parece ser que no solo nos roban un dinero por el canon, que al menos todos pensábamos que iban a parar a los artistas para apoyar lo que perdían por la piratería, sino que ese dinero que no va a parar a los artistas, ni a las discográficas ni a un negocio que debido a la piratería que según ellos se está hundiendo, acaba en los bolsillos y negocios inmobiliarios de personas que siguen acusando de estas pérdidas a la piratería y denunciando a las personas que se descargan este material por Internet y que en la mayoría de los casos son personas con pocos recursos económicos.

Es una vergüenza todo esto y deberían empezar investigando y denunciando a estas y otras entidades de gestión de los derechos de autor antes que a los que se descargan canciones a través de Internet. Está claro que con estas entidades al negocio de la música y demás material protegido por derechos de autor le queda un telediario.

Estas entidades tenían que empezar diciendo que el canon se aplica por lo que pierden por la piratería en vez de la copia privada. Tenía que añadir también que este pago del canon lo asume el usuario, no los distribuidores. Tienen que empezar a dejar de mentir. Pero está claro que para esto, antes tendrán que empezar a dejar de robar. Ya sé que pido mucho, pero creo que ha quedado demostrado lo ladrones que son, aparte de mentirosos.

Enlaces:
http://www.libertaddigital.com/noticias/kw/artistas/bautista/canon/canon_digital/derechos_de_autor/luis_cobos/recaudacion/sgae/teddy/kw/noticia_1276329610.html
http://www.internautas.org/html/4874.html

3 comentarios to “El Robo del Canon (I): La entidad de gestión de Luis Cobos (AIE) desvió dinero del canon a inversiones en bolsa e inmobiliarias.”

  1. […] de la SGAE a los partidos políticos y a fundaciones vinculadas a los mismos. Escribiendo el artículo de ayer, me encontré con la sorpresa de una esta noticia, ya lo que nos […]

  2. […] El Robo del Canon (I): La entidad de gestión de Luis Cobos (AIE) desvió dinero del canon a inversi… […]

  3. […] Posts Más Vistos Llamar ladrones a la SGAE no es un insulto, es un hecho: a los que roban se les llama ladrones.Microsoft elimina funcionalidad a Windows XP con su Service Pack 3.¿Cual es la mejor distribución de Linux?Seagate ha perdido toda la confianza, prestigio y credibilidad que tenía puesta en ella. ¿Cuánto le habrá pagado Microsoft?Windows Mobile 6.1 en competencia con iPhoneDowngrade: Desactualización a Windows Media Player 11.Windows XP Service Pack 3: Descripción y características.Por un mundo sin música gracias al impuesto revolucionario de los buitres de la SGAE.Piratería, Sistemas Anticopia y Activación de Producto: La piratería es buena, siempre ha sido buena.El Robo del Canon (I): La entidad de gestión de Luis Cobos (AIE) desvió dinero del canon a inversi… […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: