infoMicros

Blog de Informática y Tecnología

Por un mundo sin música gracias al impuesto revolucionario de los buitres de la SGAE.

Posted by Javier Álvarez en Lunes, 23 junio 2008

Los buitres de la SGAE, aparte de perseguir a aquellos usuarios que se descargan música de Internet, persiguen a ferias, bautizos, colegios, juguetes, piscinas y pequeños comercios que reproducen música sin pagarles a ellos los derechos de autor.

Exigen cantidades mensuales a pequeños comercios por tan solo poner la radio en la tienda a modo de hilo musical.

Decenas de actividades están gravadas por los derechos de autor en España. Prácticamente, cada lugar o momento en el que suena una canción o se visualiza una obra audiovisual supone un acto de propiedad intelectual y, por tanto, es susceptible de generar ingresos a las entidades de gestión que se encargan de su protección, tanto económica como legal.

De este modo, cualquier local o comercio de España es susceptible de sufrir la visita imprevista de un agente auditor de la SGAE u otras entidades de autor para solicitar su correspondiente cuota. Es el caso de una pequeña tienda de ropa situada en Madrid, cuya dueña recibió hace escasas fechas la visita de la SGAE. La entidad reclamó a la dueña la contratación de una licencia para poder encender la radio en su establecimiento (ver documento adjunto).

Y es que, más allá del polémico canon digital, dichas asociaciones cobran por el uso y la reproducción de todo tipo de obras protegidas por la Ley de Propiedad Intelectual (LPI). Es decir, un extenso repertorio de productos culturales (música, cine, teatro, imágenes audiovisuales, etc.) que están presentes a diario en los lugares más comunes, al tiempo que insospechados: Aeropuertos, hoteles, almacenes, ferias, conciertos, circos, boleras, bodas, barcos, tiendas, bares, campings, piscinas, bingos, colegios, fiestas populares, desfiles, medios de comunicación, oficinas, la propia calle e, incluso, sex shops, por citar tan sólo algunos ejemplos (ver documento adjunto).

La SGAE recaudó 20,5 millones de euros por el canon en 2007

El canon digital apenas supuso el 5,5 por ciento (20,5 millones de euros) del dinero total recaudado por la SGAE en 2007 (377,2 millones). El grueso de sus ingresos deriva del amplio listado de actividades que están sujetas por ley al cobro de derechos de autor. La SGAE recauda el 4,5 por ciento de la taquilla de cada representación circense, el 10 por ciento de cada concierto (incluso si es gratuito), una cuota fija por cada baile o feria popular, al igual que una tarifa diferente en caso de que cualquier local comercial (ya sean bares, oficinas o tiendas) disponga de una radio o televisión. La cartera de los autores también se alimenta de bodas, bautizos, juguetes o sex shops, entre otros.La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) recaudó 20,5 millones de euros en 2007, gracias al cobro del canon digital, que se aplica sobre la venta de todo tipo de soportes y productos “idóneos” para el almacenamiento y reproducción de obras protegidas (CD, DVD, mp3, USB, móviles, escáneres…). Sin embargo, dicha cuantía tan sólo supuso el 5,5 por ciento de la totalidad de sus ingresos sociales, que el pasado año ascendió a 377,2 millones de euros (un 10,1 por ciento más que en 2006).

El grueso de su recaudación procede del cobro de derechos de autor a radios y televisiones (casi 160 millones de euros en 2007), la comunicación pública de obras protegidas (76 millones), así como la representación de artes escénicas y musicales (43 millones). Para ello, la SGAE publica anualmente un amplio listado de tarifas para gravar actividades y establecimientos de todo tipo.

Espectáculos con taquilla

Conciertos, recitales y espectáculos: 10 por ciento de los ingresos de taquilla.

Circo: el 4,5 por ciento de cada representación.

Bailes esporádicos celebrados con motivo de ferias y fiestas patronales: el 7 por ciento de los ingresos obtenidos en taquilla.

Conciertos y bailes gratuitos: la SGAE cobra el 10 y el 7 por ciento del presupuesto destinado por el Ayuntamiento a tal fin, respectivamente.

Establecimientos comerciales y de servicios no dedicados a la hostelería: los precios varían en función de la superficie del local. Así, la entidad cobra bajo el concepto de “amenización musical” (es decir, por tener una simple radio) desde 6 euros al mes a las tiendas inferiores a los 50 metros cuadrados, hasta 66 euros en caso de que su superficie alcance los 2.000 metros cuadrados.

Por cada televisión 15 euros al mes; y por cada aparato de vídeo entre 90 y 145 euros mensuales.

Transporte público

Aviones: las compañías están obligadas a abonar entre 0,3 y 0,5 euros al mes por plaza, debido a la música o imágenes que se proyectan en los vuelos.

Trenes: 35 euros por convoy, al igual que en los buques.

Cruceros: Las “amenizaciones por medio de aparato mecánico o electrónico y/o reproductor de imagen, televisión, proyecciones cinematográficas y amenizaciones con orquesta durante almuerzos y cenas”, cuestan 530 euros por mes y nave.

Autobuses: 1.248,03 euros, por toda la vida del autocar.

Boda, bautizos, comuniones y actos de análoga naturaleza:

Recauda 117 euros por acto, siempre y cuando los comensales no superen las 75 personas. A partir de ahí, “la tarifa se incrementará en 0,4689 euros por cada comensal que exceda de los 75”.

Locales de ocio

La tarifa de la amenización musical en bares, cafeterías, restaurantes y similares oscila entre los 15 (menos de 50 metros cuadrados) y los 25 euros mensuales (más de 100 metros cuadrados de local).

Sin embargo, en caso de que la música forme parte del propio negocio (como los bares de copas), los precios a cobrar aumentan: 375 euros por temporada , en el caso de los locales que excedan los 100 metros cuadrados de superficie.

En el caso de discotecas y pubs es, incluso mayor.

Bingos: hasta 91 euros; Boleras: 16 euros por pista y mes; Aunque los precios varían igualmente en función de la superficie del local y otro tipo de variables.

De este modo, más de un centenar de actividades y negocios (casetas de feria, centralitas telefónicas, cabalgatas, gimnasios, cajas de ahorro, colegios, entre otros muchos) no se salvan del cobro de los autores. En este sentido, hasta los sex shops tienen que pagar: 0,9 euros por cabina, y hasta 493 euros mensuales por la música.

Miguel González se quedó atónito cuando un representante de la SGAE entró en su bar de Badajoz y le dijo que a partir de ese momento tendría que pagar a la entidad 13,52 euros al mes por tener un televisor. “No es lógico que nos quieran cobrar, porque yo estoy en el bar desde las 7 de la mañana hasta las 12 de la noche y tengo derecho a informarme de lo que pasa”, señalaba González, quien añadía : “Se están pasando un poco, a este paso nos van a cobrar por todo”. Estas declaraciones del hostelero extremeño en 2006 parecen una premonición, corroborada por la explicación de ese caso por parte del delegado de la SGAE en Extremadura : “Si todavía hay negocios que no han sido visitados es porque no hemos tenido tiempo de ir a todos”.

De momento, siguen sin conseguir llegar a todos, pero cada vez son más los que sufren el afán recaudatorio de la SGAE : desde bodas y bares hasta compañías de autobuses y hoteles, pasando por festivales solidarios y radios comunitarias. Como es lógico, esta intensa labor da sus frutos : la entidad alcanzó en 2007 unos ingresos de 377,2 millones de euros, un 10,1% más que en 2006. Y eso que en 2007 el nuevo canon por copia privada a los soportes digitales aún no se aplicaba. Esta medida supondrá 40 millones más al año, según estimaciones de Teddy Bautista, presidente de su consejo de dirección. Se supone que este dinero va a sus afiliados. Sin embargo, según ha revelado Público, la SGAE acumula 179,7 millones procedentes de recaudaciones de ejercicios anteriores, porque parte de sus beneficiarios últimos están “en proceso de identificación”.

Si éstos no aparecen en cinco años, el dinero pasa a la caja de la entidad, según sus estatutos. La normativa interna también especifica que son los autores quienes deben reclamar la cantidad, pues la SGAE nunca reparte por voluntad propia.

La vida sonríe a la SGAE, pero ésta no se conforma con ser una sociedad de gestión y busca, al estilo de las empresas capitalistas, la expansión. En los últimos años, ésta ha venido de la mano de la compra de cines y teatros, tanto en el Estado español (por ejemplo, el Teatro Fleta de Zaragoza, del que es copropietaria junto al Gobierno de Aragón) como en el extranjero (cines Astro, en Buenos Aires, o el Teatro Lírico de México DF).

Socios disidentes

No obstante, no todo es idílico en la SGAE. La Agencia Tributaria tiene abiertos expedientes e inspecciones fiscales que abarcan sus últimos cuatro ejercicios, de 2004 a 2007, por haber detectado indicios de fraude fiscal. Las críticas a la gestión no sólo le vienen desde fuera. Los músicos Luis Cobo “Manglis”, José Antonio Prieto y Antoliano Toldos, todos ellos socios de la SGAE que tienen varias denuncias interpuestas contra la entidad, convocaron una rueda de prensa el pasado 7 de mayo con el fin de denunciar la situación en que se hallan los socios, así como las deficiencias del funcionamiento interno y gestión de la SGAE. Los músicos criticaron que el 90% de los socios no tienen ni voz ni voto en la gestión de la entidad y que sólo una tercera parte de los asociados perciben ingresos. Según ellos, la SGAE abre expedientes disciplinarios y sanciones económicas a los socios que mantienen discrepancias con la dirección.

Además, denunciaron la desaparición de más de 60 millones de euros procedentes de los fondos de pensiones del Montepío de Autores de la Fundación de la SGAE. Curiosa fue también su narración de las irregularidades en la ‘toma del poder’ de la actual dirección de la entidad en 1977. Fue en 1988 cuando ésta misma incluyó a los editores en la SGAE. Son éstos quienes manejan la sociedad gestora en detrimento de los autores, indicaron los socios disidentes.

Otro de los indicios preocupantes para la entidad son los reveses judiciales que ha recibido últimamente en cuanto a recaudación. Un caso conocido es el hotel burgalés al que la SGAE reclamaba 2.157 euros por no pagar los derechos de autor por la música que ofrecía a través de su hilo musical, y que fue absuelto porque pudo obtener dicha música mediante un sistema de licencias libres. Otro que también se libró fue el propietario de una sala de Tomelloso. El juez pidió a la SGAE que probara la posesión de los derechos de los grupos que sonaban en el bar, y la SGAE rehusó hacerlo. Más curioso fue el caso de la comisión de festejos de un barrio ourensano, a quien la entidad pedía 3.400 euros, pero la demanda no prosperó al carecer la comisión de personalidad jurídica. Se trata de pequeños casos que, si se extendieran, podrían hacer cumplir el viejo refrán : “La avaricia rompe el saco”.

A por las radios libres

En 2005, la SGAE la tomó con las radios libres. Exigía el pago de las “cuotas no pagadas” (entre 2.000 y 3.000 euros) y el pago de una cuota mensual desde entonces (60 euros como mínimo). Radio Vallekas, Onda Merlín, Radio Cigüeña, Onda Diamante, Radio Fuga, Radio Utopía y Radio Almenara (a la que pedían 30.000 euros) se vieron en el banquillo de acusados. Según Javier García, de Radio Almenara, “la estrategia de la SGAE ha sido la presión y coacción jurídica aprovechando nuestro desconocimiento y poca capacidad de defensa legal”. La mayoría de los casos se resolvieron con la retirada de la demanda a cambio de empezar a pagar la cuota mensual, aunque otras radios como Radio Guinguada o Radio Libre de Segovia consiguieron escapar de la SGAE.

CNT responde en la calle

La SGAE no se conforma con acallar las críticas internas. En febrero de 2006, su director de Relaciones Corporativas, Pedro Farré, avisó : “Vamos a ir hasta el final. El que nos llame gángsters, que busque un buen abogado”. La Asociación de Internautas, la Frikipedia y Alasbarricadas pueden dar fe de lo caro que sale criticar a la SGAE o a sus miembros más destacados. Las tres entidades fueron condenadas judicialmente por “intromisión ilegítima al derecho al honor” de la organización. Este año el sindicato CNT y el diario Público se han sumado a la lista de víctimas. Al primero la SGAE le pide 9.000 euros por escribir un comunicado en solidaridad con la web anarquista Alasbarricadas.org. El segundo se enfrenta con la petición de 30.000 euros por llevar a cabo una supuesta “campaña en contra” de la sociedad de gestión. La novedad que supone el caso de CNT es que ésta no se ha limitado a defenderse por la vía judicial, sino que ha comenzado una campaña de acción directa que ya ha dado sus primeros pasos, como se puede comprobar en www.cnt.es/sgae,

Opinión

Al final acabaremos viendo locales sin música, bares sin televisión, fiestas patronales y bautizos sin música. Sí, sé que estoy exagerando, pero a uno se le quitan las ganas de pagar a estos buitres tan ladrones. Si yo tuviera un bar o una tienda pondría un cartel bien grande de “local sin música gracias al impuesto revolucionario de los buitres de la SGAE”. O también pondría música y vídeos que no estén protegidos por la SGAE, con lo que tendría un local amenizado con material alternativo. No es mala idea.

Lo que está claro es que hay que ser muy buitres para pedir recaudación por la música que se ha puesto en un bautizo o una boda. Y luego se quejan de que tienen mala imagen o les llamamos buitres y ladrones.

Enlaces:
http://www.internautas.org/html/4976.html
http://diagonalperiodico.net/spip.php?article6018
http://www.cnt.es/sgae

5 comentarios to “Por un mundo sin música gracias al impuesto revolucionario de los buitres de la SGAE.”

  1. […] Por un mundo sin música gracias al impuesto revolucionario de los buitres de la SGAE. […]

  2. nicolas said

    buitres es poco,son carroñeros cuatreros,etc,etc,to lo que se le diga a esta gentuza es poco,roba a los pobres pa quedarselo ellos los ricos,no sé como este gobierno permite actuar a esta gente de esta manera,ni los buitres son tan atroces.me veo pagando a las madres que les cantan una nana a sus bebes para dormir.

  3. luisa said

    trabajar para ganar dinero y no robando a costa de los trabajadores,atajo de chorizos.cuidao con lo que canta el loro.porque veo a esta gente colandose en la casa pa que el loro le pague

  4. 5kvckkbmk said

    1222siiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

  5. 5kvckkbmk said

    jajajajajajajajajajajajajajajajajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: