infoMicros

Blog de Informática y Tecnología

Blu-Ray está acabado.

Posted by Javier Álvarez en Lunes, 29 diciembre 2008

Logo de los Discos Blu-Ray

Escribía hace casi un año un artículo titulado “HD DVD vs. Blu-Ray vs. Nada: Y el ganador es….” en el que hablaba de la guerra de formatos de alta definición Blu-Ray de Sony y HD DVD de Toshiba con motivo de la muerte, hace ya un año, del formato HD DVD. En dicho artículo ya anticipaba que, a pesar de la muerte del formato HD DVD, el formato Blu-Ray tampoco ganaría y que al final no triunfaría ninguno. Y práticamente a día de doy se vienen a confirmar estos datos.

Es portada a día de hoy en la página especialistas en estos temas ZDNet, que el formato Blu-Ray está muerto. Yo aún no digo que esté muerto porque sigue vivito y coleando y Sony, por mucho dinero que pierda, va a alargarle la vida muchos años más, todos los que pueda. Yo tan solo digo que está acabado y que acabará muriendo tarde o temprano. El día que este formato muera y desaparezca ya escribiré otro artículo diciendo que el Blu-Ray ha muerto.

El caso es que ha día de hoy el mercado de Blu-Ray en Estados Unidos es del 4%, justo un año después de que se retirara del mercado el formato HD DVD. Al final se ha convertido en un pequeño nicho de mercado para videófilos pudientes con cierta capacidad económica, no en un producto masivo para todo el mundo. Incluso la reciente aparición de reproductores por 200€ para intentar salvar al Blu-Ray van a conseguir levantarlo.

Los motivos por el cual el Blu-Ray está acabado ya lo explicaba yo en el artículo que mencionaba anteriormente que escribí hace un año y que coinciden con el artículo de ZDNet que además añade otros diversos motivos. El principal de los motivos es que no es un formato estándar, es un formato propietario de Sony y hoy en día cualquier cosa propietaria no funciona ni tiene éxito. Sólo tienen éxito los estándares. La idea inicial del formato de alta definición fue crear un estándar como el DVD, pero las diferencias en las tecnologías usadas y la prepotencia y superioridad de Sony hicieron que no aprobase ni moviese un dedo a favor de otras tecnologías queriendo implantar la suya a toda costa. El resultado de esto fueron dos formatos propietarios bien distintos de alta definición, el Blu-Ray de Sony y el HD DVD liderado por Toshiba. El simple hecho de que hubiese dos formatos, una batalla tecnológica por liderar este formato, y que fuesen propietarios, crearon ya una mala imagen para la tecnología de alta definición que ha derivado en una gran desconfianza de los usuarios hacia este formato. A partir de aquí ya está todo perdido y los usuarios han perdido el interés en los formatos de alta definición sea el que sea. Esta batalla tecnológica ya está perdida y ya no tiene solución. Habría que crear una cosa bien distinta, con otro nombre bien distinto y que generase interés en los usuarios.

Además hay que tener en cuenta todas las pérdidas de los usuarios que en su día apostaron por tecnologías como el Betamax de Sony (que tuvieron que acabar pasándose al VHS), el Laser Disc de Pioneer (que tuvieron que acabar pasándonse al DVD), el DVD-Audio, el Mini-Disc o el DAT de Philips (que acabaron pasándose al reproductor estándar de MP3) y así un largo etcétera de tecnologías en las que las personas inviertieron y acabaron en el cubo de la basura con la consiguiente pérdida económica y de tiempo. La gente ya está cansada de esto. El DVD triunfó porqué era estándar y el mercado respondió muy rápido pasando todo el material existente en VHS a DVD. Hoy en día sabes que si tienes una buena colección de DVD’s te va a servir para muchos años y que esta tecnología no se va a quedar obsoleta en dos días. Además hoy en día no lugar ni hogar donde no puedas reproducir un DVD. Pero lo que no sabes hoy en día es lo que te va a pasar en dos días con tu colección de discos Blu-Ray. El resumen de todo esto es que las tecnologías propietarias no funcionan ni triunfan.

A todo esto hay que añadir lo que aporta esta nueva tecnología. En los comentarios del artículo de ZDNet muchos responden defendiendo este formato Blu-Ray y asegurando que ni está muerto ni acabado, que el CD tardó muchos años en cuajar y en convertirse en el formato estándar que hoy conocemos así como el VHS u otras tecnologías. Aseguran que Blu-Ray es el mejor formato, con más definición y que tan solo hay que darle tiempo. Yo a esto respondo que tambien el Betamax era mejor sistema de vídeo que el VHS, pero no triunfó porque era propietario. El CD tardó en implantarse porque fue el primer cambio en tecnología practicamente en la historia. Llevámamos toda la vida con los discos de vinilo y cuando apareció el cassette, era un formato más cómodo e inferior que nunca reemplazó al vinilo. Coexistían de siempre estos dos formatos y el CD supuso un cambio en tecnología para el que la gente no estaba acostumbrado. Además eran los años 80 y los primeros reproductores, así como los discos eran muy caros, caros de producir y caros de venta al público. Pasarían años hasta que bajaran tanto de precio para que se convirtieran en asequibles. Y también hay que tener en cuenta que a principios de los años 80, un equipo de música era un artículo de lujo. Las personas ya habían invertido su dinero en su equipo de música con cassete, tocadiscos, etc. y no iban a comprar un nuevo aparato de música tal y como estaban de ajustadas las economías en aquellos años. Para cuando bajaron de precio los CD, entre el años 1.985 y 1.990 las economías domésticas estaban ya mucho más relajadas. La competencia entre material tecnológico era mucho mayor, pudiendo adquirir buenos equipos de música por diez veces menos dinero de lo que te hubiese costado a principios de los 80. Y llegan nuevos formatos, la mini-cadena, el macro radio-cassete con CD integrado, los walkman, los discman. En resumen, la tecnología ya estaba al alcance de todos y había dejado de ser un artículo de lujo.

Además el CD competía con un formato como el disco de vinilo, un formato muy incómodo: Discos grandes, sin movilidad, agujas delicadas, facilidad de rayado o estropeo de los discos que había que cuidar forma excepcional. Y la cinta de cassette magnética, con un formato incialmente aceptable, pero con mucho ruido de fondo y unos graves y agudos bastante pobres. De ahí los intentos por mejor el audio en las cintas de cassette con tecnologías como el Dolby B y C, o con cintas creadas con material de Cromo o Metal que aportaban más calidad al audio y menos ruido de fondo. Pero el CD acabó con todo esto y lo tuvo muy fácil. Un formato muy cómodo, los discos apenas se rayan teniendo un mínimo de cuidado, sonido puro digital y un largo etcétera de comodidades y ventajas que dejaban en el cubo de la basura al disco de vinilo y al cassette (aún así hay quien dice, y yo soy de esos, que el sonido del disco de vinilo es muy superior y tiene más calidad que el del CD). Demasiadas ventajas tenía el CD como para no dejar de lado a los otros dos formatos. Y eso que era un tecnología propietaria de Philips. La única que ha triunfado en el mercado por diversas causas.

Y el DVD también lo tenía muy fácil. Pasar de las engorrosas cintas de VHS que tenían una calidad pésima, eran grandes, había que rebobinar las cintas, con el tiempo se veían cada vez peor, a una tecnología de digital con una calidad muy pura de imágen y sonido más que aceptables. El cambio era fácil y fue fácil.

Pero, ¿con quien compite los formatos de alta definición? ¿con quien compite el Blu-Ray? Claramente con el DVD. Y si a esto le añadimos que los reproductores de DVD actuales, tirados de precio, remuestrean la imagen de vídeo y la convierten haciendo reescalado a alta definición apenas se nota la diferencia. Y si no comprobarlo vosotros directamente. El Blu-Ray aporta muy poco y la gente no va a cambiar por una tecnología cara, propietaria y tan protegida que apenas se puede copiar, y la copia además sale tan cara que al final no compensa. Yo pienso, viendo como crece el mercado de pantalla planas y proyectores, en el cual la mayoría se está decantando por pantallas grandes, de 40 pulgadas y superiores e inclus0 mucho se animan por un proyector para montar el cine en casa, que un formato de alta definición para estas pantallas tendría que tener una resolución de unos 8.400 puntos por pulgadas en modo progresivo para que se pueda apreciar una calidad tan superior que merezca la pena cambiar de formato. Y os garantizo que una pantalla de estas dimensiones con esta resolución de 8.400 puntos por pulgada notaría y se apreciaría un cambio abismal en calidad de imágen hasta el punto de querer cambiar de formato.

El problema ha día de hoy es que el Blu-Ray no aporta nada o mejor dicho aporta tan poco que ni compensa ni merece la pena. Además los reproductores son lentos, fallan mucho, requieren actualizaciones, hay incompatibilidades entre unos y otros, una película comprada hoy en día no puede aprovechar todas sus funciones o características en un reproductor antiguo que además costo mucho más caro (10 veces más). Hay que añadir además, la cantidad de sistemas anticopia que dispone el Blu-Ray siendo una de ellas la obligación de disponer de todo el equipo con material digital que soporte protección. Por ejemplo, si tienes un cable analógico entre el reproductor y la pantalla o tele, la resolución del vídeo será igual o inferior a la de un DVD.

Incluso la tecnología de fabricación de los discos y reproductores Blu-Ray es cara y no está al alcance de todos a diferencia del DVD. Hacer una tirada de menos de 300 discos de Blu-Ray cuesta más de 20€ por cada disco de una sola capa. No hablemos ya de discos de doble capa. La duplicación masiva por impresión para tiradas mayores cuesta más de 3,50€ por cada disco. Un precio muy elevado respecto a la duplicación de DVD’s. Los programas de edición y creación de contenido cuestan más de 40.000 € como son los casos de Sony Blu-Print o Sonic Solutions Scenarist. El sistema avanzado de protección de acceso a los contenidos del disco (Advanced Access Content System), es decir, el ya pirateado y crackeado sistema anticopia o DRM tiene un coste superior a 3.000€ más un plus superior a 1.600 € por proyecto más un 0,05 aproximadamente de cargo por disco Blu-Ray creado. Pero ni Sony ni nadie ha sido aún capaz de definir o explicar que es un proyecto o que se entiende por tal para cobrar esos 1.600 € o más. Además la Asociación de Blu-Ray carga a todos los fabricantes de Blu-Ray otros 3.000 € anuales para poder usar su exclusivo logo de Blu-Ray (el que aparece al principio de este artículo) impreso en las cajas, en las carátulas y en los discos Blu-Ray. A todo esto tenemos además que sumarle aquí en España nuestro maravilloso y democrático impuesto revolucionario de la SGAE, que si no me equivoco son 3,50€ por disco.

Como todo el mundo que tenga al menos dos dedos de frente comprenderá, un pequeño productor de vídeo, por mucho material que tenga grabado en alta definición (y eso que hoy en día cámaras y demás material de alta definición está tirado de precio), no puede hacer frente a sacar su material en Blu-Ray puesto que ni puede hacer frente a todos estos gastos iniciales y ni tan siquiera le saldría rentable el vender su material en este medio. Hay que tener en cuenta que existen muchos más formatos en alta definición aparte de Blu-Ray aunque no vayan en soporte físico de un disco, como es el caso del DivX, que aunque mal llamado DivX HD, en realidad este formato te permite especificar la calidad que quieras de un vídeo, como si lo quieres crear a 8400 puntos por pulgada, claro que ha día de hoy creo que no existen cámaras que graben a esta resolución a no ser que sean muy profesionales y muy caras.
Además hoy en día el material en Blu-Ray es muy limitado. Menos del 2% del material existente en DVD está disponible en Blu-Ray. Y por los motivos anteriores esto no va a cambiar. Nunca estará disponible todo el material existente en DVD en Blu-Ray. Incluso la cantidad de sistemas anticopia que dispone el Blu-Ray son un auténtico reclamo a huir y salir corriendo lejos de este formato y no adoptarlo en la vida, siendo una de ellas la obligación de disponer de todo el equipo con material digital que soporte protección, es decir, que si tienes un cable analógico entre el reproductor y la pantalla o tele, la resolución del vídeo será igual o inferior a la de un DVD.

Para terminar y rematar al Blu-Ray volver a señalar, como explicaba en mi artículo anterior, que la tendencia del mercado va por los formatos digitales sin soporte, es decir, el DivX, etc. La tendencia es a descargarse películas por la red, independientemente de si pagas o te las descargas piratas. Incluso Microsoft ya ha añadido la posibilidad de alquilar películas en alta definición por descargas en su sistema XBox Live de la consola de juegos por precios bastante económicos. El formato Blu-Ray está tan protegido que no compensa instalarlo en un ordenador, ni copiar películas. A pesar de haber conseguido piratear y crakear el sistema anticopia, es tan caro hacerlo que no compensa. Y se podría decir que sí, que han conseguido una tecnología que no se puede piratear o copiar debido al elevado coste que tiene, pero precisamente por eso, este sistema no va a despegar ni a triunfar en un mundo y un mercado en el que todo el mundo está copiando y pasándose DVD’s copiados independientemente del contenido que tengan y de que sea legal o no.

Lo que parece ser que nunca nadie entendió es que la principal competencia del Blu-Ray nunca fue el HD DVD, sino el mismísimo DVD y en un futuro el pen drive o las memorias flash de almacenamiento, que hace vez son más baratas, ofrecen más capacidad y son un formato muy cómodo y versátil, de muy bajo consumo y que no requiere de partes mecánicas. Tan solo enchufar y listo. Y son de lectura y escritura. Se puede reproducir y grabar con total facilidad y son compatibles a día de hoy con cualquier equipo mediante el estándar USB, pues ya es raro encontrar hoy en día aparatos de gama media y alta sin un conector USB.

Lo mejor que pudo hacer Toshiba en su momento fue retirarse del mercado matando y cargándose al formato HD DVD y es lo mejor que podría hacer Sony en estos momentos si no quiere seguir perdiendo dinero con esta tecnología y lo que es aún más grave, haciéndoselo perder a los usuarios.

Enlaces:
HD DVD vs. Blu-Ray vs. Nada: Y el ganador es….
Blu-Ray is dead.  – heckuva job, Sony!.
Blu-Ray is dead: The Sequel

6 comentarios to “Blu-Ray está acabado.”

  1. […] Artículos relacionados más recdientes: El Blu-Ray está acabado. […]

  2. Articulo interesantisimo, muy clarificador sobre las tendencas del Blue-Ray y el DVD.Muy razonado y sencillo de entender. Enhorabueno al autor.Luis Colombo.Benidorm

  3. […] BLU-RAY, noticias y lanzamientos Blu-Ray est acabado. infoMicros Leeros esto y echaros unas risas. __________________ __________ _____ […]

  4. Kuchiki Ness said

    el que no tengas una television HD no significa que digas que el blu ray esta acabadó, lo digo porque si tuvieras una estarias buscando HD para disfrutar,

  5. alberto said

    los formatos serán cada vez de más resolución y con mayor compresión. Evoluciona!!!!!! Muchos decían que el pentium II era el límite en procesadores y que no hacía falta más… jajajaja

  6. John said

    A como va la tecnología no creo que BR este tanto tiempo en el mercado, este se va por los estándares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: